Las ideas distinguen a los seres humanos de los animales. Y si existe una capacidad única intrínseca de las personas es la de ir más allá de la realidad y pensar en posibilidades. Con base en esta premisa, Sebastián Tonda, vicepresidente y miembro de la Asociación Mexicana de Agencias de Publicidad, y fundador y CEO de Flock, una de las agencias digitales líderes en México, define el momento actual como el mejor para dedicarse a las ideas.

El ejecutivo es uno de los speakers principales del próximo CIO Summit Bootcamp, de Netmedia, que se realizará del 6 al 8 de septiembre, en Jiutepec, Morelos, y que reunirá a los directores de sistema de importantes empresas mexicanas para discutir el rol del CIO en la era industrial 4.0.

La conferencia de Tonda, bautizada como El poder de las ideas, recorrerá con propiedad el tema, dado que es un estudioso de cómo la evolución tecnológica dará forma a la humanidad de aquí en adelante.

Basta con mirar algunos mercados y observar a empresas como Airbnb, que superó en 2016 a Hilton sin ser dueños de una sola habitación de hotel, y a Waze, que transformó la forma en que las personas se desplazan. “Los coches siguen la misma dirección. Cuando comparamos el pasado con la posibilidad de un futuro muy próximo, entendemos la distancia que estamos recorriendo y lo que podemos alcanzar”, reflexiona Tonda.

Sergey Bin, fundador de Google, dijo en el 2012 que en cinco años podríamos ver coches autónomos en la calle. Estaba en lo correcto, pero no podemos ver aún estos vehículos de forma masiva. Una afirmación, sin embargo, es cierta, alerta Tonda, todos los que tienen hijos menores de ocho años nunca los verán aprendiendo a conducir.

¿Máquinas contra humanos?
¿Que sucederá con la inteligencia artificial en las próximas décadas? Según Tonda, hoy, la computadora tiene la capacidad de raciocinio de un ratón. En 2020 tendrá la de un humano. “Eso no quiere decir, sin embargo, que las computadoras van a sentir o pensar como nosotros, pero sí que tendrán la misma capacidad de correlación informacional”, indica.

Este escenario genera otra discusión: ¿qué sucederá cuando cualquier computadora alcance las capacidades humanas? Algunos ejemplos ya muestran que esto es posible, como cuando hace cinco años, Watson, de IBM, venció en Jeopardy!, el show de preguntas y respuestas que incluye historia, literatura, cultura y ciencias.

Tonda alerta que la inteligencia artificial no será la única que transformará la vida de las personas. Los robots vienen también en la lista, lo qué pasará cuando estos dos elementos se reúnan es el problema. En la visión del experto habrá una fusión entre los humanos y la tecnología.

La biotecnología avanza
Las personas, así como las computadoras, tienen códigos. Pero en lugar de binarios el de los humanos se compone de cuatro nucleótidos: el ADN. Este elemento ha sido cada vez más un objeto de estudio. Tanto es así que el costo de análisis del ADN humano ya es muy accesible, ayudando en la visibilidad de posibles enfermedades. “Yo, por ejemplo, descubrí que tengo posibilidades de tener una enfermedad degenerativa en el ojo, lo que me permite contribuir a la comunidad que estudia la enfermedad, ayudando a encontrar una cura”, apuntó el entrevistado.

La biotecnología también avanza de tal manera que será posible, por ejemplo, que las personas tengan visión nocturna. ¿Quién aceptaría que le implantaran un chip para ser más inteligente? Parece loco, pero es el tipo de pregunta que vamos a tener que empezarnos a hacer.

Suceda lo que suceda, Tonda recordó que estamos en una época de transformación inusitada, donde el poder de las ideas no tiene precedentes. “Hay gran capacidad de transformación gracias al avance de la tecnología, pero tenemos la responsabilidad de usar esta tecnología de la forma correcta. El poder de las ideas afecta a miles de millones de personas y podemos tomar decisiones todos los días. La mejor manera de predecir el futuro es creándolo”, advirtió.